Reseña de Tierra de nadie de Fernando Gamboa

Muchas eran las voces que clamaban por una continuación inmediata de las aventuras de Alex Riley y su inseparable Jack. Voces hambrientas y pasionales que echaban de menos el humor, la camaradería, la lealtad y los ideales de unos personajes capaces de arriesgar su vida por lo que creen  justo. Y gracias a Fernando, que mima a sus lectores con esmero, tenemos en nuestras manos un "aperitivo" de lo que se avecina. Para la nueva entrega de  Capitán Riley tendremos que esperar un poco más, pero saborear un relato como el que nos ocupa hoy, es un lujo que nadie debería negarse. 

Siempre se echa de menos a los buenos amigos, y el feliz momento del reencuentro se vive con alegría y expectación, preludio de unas horas inolvidables en buena compañía donde el tiempo no tiene cabida. Así es como comencé mi lectura de 'Tierra de nadie', sabiendo que iba a disfrutar de lo lindo, y os aseguro que no me he sentido defraudada en ningún momento.  Alex y Jack son mis héroes, pero no sólo por sus actos heróicos, sino por su manera de entender la vida, "su vida" y luchar por ella hasta el final sin importar los riesgos.
 
 La acción de 'Tierra de nadie' se desarrolla años antes de los hechos narrados en 'Capitán Riley', precisamente en plena Guerra Civil, antes de la Batalla de Belchite. Pero no es este un relato bélico, es una  aventura con todas las de la ley, en la que ellos mismos se ven envueltos sin pretenderlo pero sin ninguna intención de echarse atrás. No hay nada imposible para nuestros dos protagonistas, sobre todo si tienes la firme convicción de mirar siempre adelante, y cuentas además con un aguzado ingenio como el que posee Riley, y con un escudero fiel capaz de seguirte hasta el mismo infierno como es Jack
 
No faltará el humor, pues Fernando ha sabido establecer un sello personal en este sentido, y las acciones vividas, aún en medio del peligro inminente, siempre mantienen un toque elegante de humor que nos mantendrá con una sonrisa perenne leyendo cómo estos dos valientes se juegan la vida. A destacar en este apartado el episodio vivido con las monjas, del cual no pienso desvelar nada para que lo disfruteis igual que yo. 
Al desarrollarse en un episodio histórico tan importante, Fernando ha tenido el acierto de incluir personajes reales que le dan un plus extra de calidad a la historia, y nos encontraremos así con el famoso Ernest Hemingway, el comandante Robert Merriman, y Martha Gellhorn, de la que confieso no conocer nada, pero que gracias a los apuntes finales del autor ha despertado mi interés.
El libro engancha desde el principio y está contado de una manera muy amena, consiguiendo que la adicción por seguir leyendo crezca con cada nueva página. No es posible esperar hasta el final del capítulo para parar; como en las buenas series, te deja con la miel en los labios y te ves obligado a continuar esperando el desenlace, y así, sin detenerte, te encuentras con un ingenioso final, y con más ganas de continuar viviendo aventuras al lado del Capitán. Ya hemos tomado el aperitivo, ahora queremos el banquete completo. 
Enhorabuena Fernando y gracias por contarnos estas historias, "nos vemos en la próxima aventura". 


Comentarios

Entradas populares

Reseña de 'La chica que tocaba el cielo' de Luca Di Fulvio