Reseña de 'El laberinto de los espíritus' de Carlos Ruiz Zafón

Con 'El laberinto de los espíritus' Ruiz Zafón pone punto y final a la saga de El cementerio de los libros olvidados. Un auténtico homenaje a la literatura, a los escritores y, por supuesto, a los lectores. 

Ruiz Zafón es el escritor español más leído en todo el mundo después de Cervantes, y por algo será. Su manera de contar historias es capaz de atraer al lector de forma única, sus libros responden a la pregunta de por qué nos gusta leer. El misterio, la magia, la melancolía y el sufrimiento están presentes en este libro al igual que en los anteriores, añadiendole un toque de novela policíaca de la mano de un nuevo personaje inolvidable, Alicia Gris.
Y es que los protagonistas de la saga no son solo la familia Sempere, es también el maravilloso Fermín con sus ocurrencias y sus frases hechas que encierran toda la sabiduría del mundo, son también esos escritores malditos tan maltratados e incomprendidos como David Martín o Julián Carax, y en esta ocasión, es Alicia, una mujer fuerte  por fuera y rota por dentro convertida en una contradicción en sí misma. 

Alicia tiene un aspecto de femme fatale con el que se gana miradas recelosas y admiradas a la vez, es fuerte como un muro de piedra imposible de derribar pero sufre más que nadie cuando se aleja de la multitud y de sus miradas compasivas. Puede tratarte con la más absoluta indiferencia o derretir a cualquiera con un "te quiero" y una mirada dulce pero sobre todo es muy inteligente y terriblemente peligrosa si tratas de hacerle daño. Ella lleva el peso de la mayor parte de la narración, y con su investigación será la encargada de ir cerrando historias. 

'El laberinto de los espíritus' continúa la prosa gris y melancólica de sus antecesores, quizá con un aspecto menos gótico pero sí con mucho odio en sus páginas. El odio y resentimiento que siempre ha estado latente en la España de la posguerra, y que Zafón nos traslada a un Madrid entre tinieblas y una Barcelona lluviosa que solo se permite unas pinceladas de sol y color en sus páginas finales. 
Daniel Sempere vive atormentado por el ansia de venganza y el enigma de la muerte de su madre, Isabella, mientras tanto, Mauricio Valls desaparece misteriosamente y Alicia recibe el encargo de encontrarlo junto al capitán Vargas. Pero durante ese viaje Alicia descubrirá muchos más secretos que quizá no deban desvelarse... 

Es un libro extenso que no se hace pesado en ningún momento, la aparición constante de viejos y queridos personajes abren paso a la nostalgia, visitaremos de nuevo el Cementerio de los Libros Olvidados, la calle Santa Ana, el castillo de Montjuic, nos sobrecogeremos con la crueldad de esos años, nos reiremos con los chascarrillos de Fermín, nos emocionaremos al descubrir la verdad y nos quedaremos con esa sensación agridulce de los finales realistas, porque nunca hay un final feliz y  porque decimos adiós a una de las sagas más queridas de todos los tiempos. 
Si todavía no has tenido oportunidad de adentrarte en ella no esperes más, será una experiencia inolvidable.


Comentarios

Entradas populares

Reseña de 'La chica que tocaba el cielo' de Luca Di Fulvio

La Soberbia Juventud - Historia de un homosexual de la clase alta chilena

'De hombres y langostas' divertida y brillante