Reseña de 'Tinieblas' de Fernando Gamboa

Vuelve la aventura de la mano de nuestro querido capitán y su inseparable Jack, ambos con la palabra "peligro" tatuada en su frente, y ambos demostrando una vez más esa lealtad inquebrantable que se tienen el uno al otro y que consigue que nuestro cariño hacia estos dos fantásticos personajes aumente con cada nueva entrega. 

En su anterior aventura vimos como Riley y su tripulación en un acto de gran valor sacrificaban su querido Pingarrón y arriesgaban su vida para desbaratar un terrible plan de los nazis en el que podían haber muerto muchísimas personas. Su valentía y atrevimiento no han pasado desapercibidos para el gobierno americano, y la Oficina de Inteligencia Naval les recluta para llevar a cabo una "sencilla" misión de espionaje que terminará de nuevo con sus vidas en peligro y a nosotros nos dejará sin respiración sobre todo en el feroz desenlace...

Abandonando en cierto modo su salvaje libertad de antaño, resulta curioso verlos envueltos ahora en las redes del ejército, recibiendo órdenes de engreídos militares e inmersos en una guerra de la que nadie podía librarse. Esto por supuesto, creara roces entre la tripulación, y Alex se verá obligado en varias ocasiones a decidir entre lo que él quiere y lo que debe hacer. 
Fiel al estilo Gamboa, la lectura es terriblemente adictiva y no tardas ni tres segundos en conectar con los personajes y sumergirte en la historia. Las descripciones tanto del paisaje como de las sensaciones de los protagonistas son magníficas permitiendo casi interactuar con ellos y el entorno. Si tienes facilidad para imaginar las escenas, aquí disfrutarás al máximo puesto que notarás el asfixiante calor de la selva africana, las nauseas ante situaciones que repugnan a cualquiera, el corazón desbocado cuando la muerte les persigue pisándoles los talones... Y es que Fernando es especialista en disparar la adrenalina del lector poniendo a sus personajes en situaciones límite. 

'Tinieblas' nos llevará a un continente tan fascinante y enigmático como África, en el que además podemos reflexionar sobre la situación de los nativos, viviendo como esclavos en su propia tierra, colonizados por el hombre blanco que los ve como animales. 
Conoceremos al Doctor Klein, al que no me ha sido difícil imaginármelo como a Marlon Brando en 'La isla del Dr. Moureau'; Carmen tiene mucho más protagonismo que en la anterior entrega, mostrándose como una excelente espía, al igual que la encantadora Julie, que puede pasar de ángel a diablo con sólo una gorra de capitán en su cabeza. Y qué decir de Jack, un auténtico héroe sin capa ni taparrabos, un hombre tan grande como su corazón y su valor, que se hace imprescindible en los momentos más agobiantes de la trama. Alex es el jefe, es el que debe tomar las decisiones más dificiles, es el que carga sobre sus espaldas la responsabilidad... y todos ellos son uno sólo, fieles al lema de los mosqueteros, caminando juntos en un ejemplo de unión que nosotros deberíamos tomar como moraleja en nuestra vida diaria. 

Fernando sube un nuevo nivel y deja el listón muy alto para la siguiente entrega, que ya muchos esperamos impacientes, pues el Capitán Riley y su ecléctica tripulación son peligrosamente adictivos... y que sigan así por muchos años. 


Comentarios

  1. He llegado a este blog por la recomendación del autor del libro, y me gusta lo que leo. Enhorabuena.
    Me pasaré de vez en cuando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paco.
      Encantada de tenerte de visita por aquí siempre que quieras.
      ¡Bienvenido!

      Eliminar
    2. Lo haré, lo haré. No lo dudes.
      1b7

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Qué opinas?

Entradas populares

La Ladrona de Libros

Reseña de 'La chica que tocaba el cielo' de Luca Di Fulvio

La novela que fue Premio Príncipe de Asturias verá la luz en Noviembre

'De hombres y langostas' divertida y brillante